lunes, 13 de febrero de 2012

JARDINES DE LOSAR DE LA VERA:

                   


ORÍGENES Y ANTECEDENTES:

            En el año 1974, el Ayuntamiento de Losar de la Vera arrendó unos terrenos de la finca municipal El Robledo, al sitio de El Cincho, a la empresa Viveros Nuboga, con sede en Majadahonda (Madrid), para la producción y comercialización de plantas ornamentales poco conocidas en la Vera.
            Las necesidades de promoción comercial de la empresa y el interés del Ayuntamiento en desarrollar sus proyectos de jardines confluyeron para que la travesía de la carretera C-501 (EX203) de reciente urbanización, se convirtiera, a propuesta del Ayuntamiento, en el escaparate publicitario de las plantas ornamentales producidas en la citada finca. La plantación de las especies vegetales se inició en marzo de 1975.
            D. Vicente M. Domínguez Pérez, vecino de la localidad, se encargó del diseño y mantenimiento de los jardines, aplicando criterios personales.

El resultado no pudo ser más afortunado. Un recorrido por la avenida muestra el bello espectáculo de los jardines de Losar de la Vera. Un museo de esculturas vegetales donde se pueden observar figuras geométricas, cabras monteses, aves, botijos, cestas, tazas, coronas y un sin fin de detalles que no dejarán de asombrar al visitante.
Para que los jardines se consolidaran, el Ayuntamiento realizó una campaña de mentalización dirigida a los vecinos, que en un principio no valoraron los jardines como se merecían.
 El resultado fue excelente y hoy los jardines son queridos y respetados por todos.
           
 Tras la muerte del Sr. Vicente M. Domínguez Pérez,
 se hizo cargo de los jardines su aprendiz José Antonio Díaz Correas, que ha continuado la labor de su antecesor con gran acierto, conservando, mejorando y ampliando los jardines, ayudado por el operario Rafael Berrocoso Martín.
       El mantenimiento de los jardines provoca cuantiosos gastos al Ayuntamiento, aunque a veces el esfuerzo se ve compensado por la concesión de cursos de Garantía Social, Formación y Empleo, etc., subvencionados por diferentes Administraciones Públicas, que han posibilitado la ampliación de los jardines.

 Los alumnos se forman como aprendices y ayudan a su mantenimiento.
La ampliación de los jardines ha obligado a la modernización de las técnicas de trabajo.
Actualmente, los recortes ya no se hacen con las tijeras como lo hacía el Sr. Domínguez Pérez, sino por medios mecánicos que agilizan la labor.
Los viveros de donde salieron las plantas desaparecieron, pero los Jardines de Losar de la Vera permanecerán por mucho tiempo, porque constituye uno de los numerosos atractivos turísticos de la localidad. 
                                             

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada