miércoles, 15 de febrero de 2012

GASTRONOMÍA:


                     Sopa de cachuelas:
Se fríe un poco de hígado, que luego se machaca en el almirez. Se fríe aparte la cebolla y los pimientos frescos. Este refrito se rehoga con el hígado machacado y se le hecha una pica de pimentón. Se hecha agua al refrito y especias y se deja de cocer unos minutos. Cuando todo esta cociendo, se hecha la sangre de cerdo y se mueve insistentemente. Se quita del fuego y se hecha a la cazuela sobre las sopas de pan que previamente teníamos preparadas. Se come en cazuela honda y lo típico es que lo hagan los comensales en el mismo recipiente.
                     Morcillas mondongas:
La sangre de cerdo se mezcla con un poco de cebolla y sal para que no cuaje. Se mezcla también con un poco de ajo, añadiéndose a esta mezcla un poco de entresijo (gordura de manteca pegada a la manteca) y se mete todo en la tripa con un embudo, cociéndose después a fuego lento.
                     Arroz con leche:
Se cuece el arroz en agua con una pizca de sal y una cucharada de aceite de oliva durante unos ocho minutos. A continuación se lava bien el arroz con agua. Se prepara la misma cantidad de arroz con azúcar, unos trozos de manzana, mondas de naranja y limón y canela en rama. Se echa todo a cocer nuevamente en leche hasta que esté cocido. Se sirve en platos amplios para que se enfríe y se adorna con canela en polvo.
                     Cabrito al horno:
Se coge una bandeja de lata y en la base se pone cebolla en rodajas y un poco de sal. A continuación se coloca un cabrito de 5 ó 6 kilos troceado. Se añade sal, cebolla, ajo, pimienta, se exprime un par de limones, un chorro de aceite y otro de vino blanco. Se mete todo en el horno a fuego lento-medio durante dos horas aproximadamente. Se sirve en la misma bandeja.
                     Caldereta de cabrito:
Se parte el cabrito en trozos pequeños. En un recipiente de hierro se rehoga aceite, cebolla y ajo, después se añade una cucharadita de pimentón de la Vera y agua hasta cubrirlo todo. Cuando está a media cocción se añade el hígado del cabrito machacado junto con almendras. Se deja cocer a fuego lento durante unos 45 minutos. Se sirve acompañado de unas patatas pobres enteras.
                     Pisto de tripillas con sangre:
En una sartén se fríen los pimientos con mucha cebolla. Cuando están a medio hacer se añaden las tripillas del cabrito y la sangre cocida en trozos y se sala. Se deja rehogar a fuego lento durante 15 minutos. A continuación se añade una cucharadita de pimentón de la Vera, se remueve todo bien y se sirve.
             
             
                                        

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada